Buscar
  • Delgado Team

Madres solteras que ingresan a la fuerza laboral buscan comprar su propia vivienda

Las mujeres solteras han superado a los hombres en la compra de vivienda desde 1986, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos. En general, las mujeres con educación universitaria que aún permanecen solteras tienen un mayor poder adquisitivo y una independencia financiera general. A medida que más madres solteras ingresan a la fuerza laboral, están un paso más cerca de la independencia financiera y de poder pagar un hogar.


A pesar de enfrentar muchas barreras para el empleo, como encontrar cuidado de niños asequible y horarios de trabajo predecibles, la proporción de madres jóvenes solteras en la fuerza laboral aumentó 4 puntos porcentuales desde 2015, como se muestra en los datos recientes de la Encuesta de población actual (CPS).

El aumento de madres solteras que ingresan a la fuerza laboral ha sido una respuesta a políticas federales como hacer menos confiable la asistencia social o welfare. Además, las nuevas políticas a nivel local, como las vacaciones pagadas, los aumentos del salario mínimo y otras políticas favorables a la familia, han facilitado que las madres solteras aprovechen el competitivo mercado laboral. El mayor crecimiento en el empleo de madres jóvenes ha sido en enfermería y en la gestión y traslado de inventario de almacén.


Según un informe del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, las mujeres de todas las razas y etnias entre las edades de 25 y 54 han aumentado su participación en la fuerza laboral desde 2014. La proporción de mujeres con educación universitaria o más en la fuerza laboral es el más alto entre todos los grupos por nivel educativo, pero el crecimiento no ha sido tan significativo en los últimos años.

Hay 2.7 millones de madres entre las edades de 25 y 34 años que no están casadas o que viven con una pareja, y representan casi el 25 por ciento de todas las madres en este grupo de edad. Además de los desafíos diarios de criar niños solos, estas mujeres también tienden a ser más pobres y menos educadas que otras mujeres de su edad.

La mitad de las madres solteras ganan menos de $30,000 dólares por año, lo cual es cierto para solo el 20 por ciento de todas las mujeres jóvenes. La mitad de las madres solteras también tienen solo un diploma de escuela secundaria o menos, en comparación con solo el 29 por ciento de todas las mujeres jóvenes. Sin embargo, las madres solteras en áreas rurales y urbanas sin título universitario representan la mayoría del aumento reciente en la participación de madres solteras en la fuerza laboral.


Solteras o no, con hijos o sin ellos, las mujeres buscan la propiedad de vivienda por una variedad de razones, que incluyen tener un santuario o refugio, consolidar el progreso profesional y ayudar a sentar las bases económicas en los años venideros y proporcionar un hogar estable para sus hijos.

Afortunadamente, hay recursos disponibles para que las mujeres solteras compren viviendas para ayudarlas en el proceso de compra de una vivienda. Por ejemplo, la Administración Federal de Vivienda (FHA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ofrecen programas, así como a nivel local y estatal. Los certificados de crédito hipotecario (MCC) y las cuentas de desarrollo individual (IDA) también están a su disposición. Estos programas pueden ayudar a las madres solteras a comprar casas y ayudar con el pago inicial sin importar si tienen o no un historial de crédito bajo o de bajos ingresos.

117 vistas0 comentarios